tu smartphone puede convertirse en un robot que hace el trabajo aburrido

Si cualquier trabajador de la fábrica pudiera programar robots de bajo coste, se conseguiría que más fabricas pudieran utilizar la robótica para aumentar la productividad del trabajador.

Esto haría que los trabajadores pudieran asumir las tareas mas variadas y de mayor nivel, y las fabricas podrían producir una mayor variedad de productos.

Esta fue la idea que intentaron llevar a cabo los investigadores de la universidad de Purdue con el diseño de un prototipo de aplicación para teléfonos inteligentes, que permite a un usuario poder programar fácilmente cualquier robot para realizar alguna actividad cotidiana, como recoger partes de un lugar y entregarlas a otra.

Los investigadores de Purdue presentan su investigación sobre la aplicación integrada, llamada VRa, el 23 de junio en el DIS 2019 en San Diego.  La plataforma está patentada a través de la Oficina de Comercialización de Tecnología de la Fundación Purdue Research, con planes para que pueda estar disponible para uso comercial.

“Las empresas más pequeñas no pueden costearse programadores de software o robots móviles costosos”

“Hemos llegado a donde ellos mismos pueden hacer la programación, reduciendo drásticamente los costos de construir y programar robots móviles”

dijo Karthik Ramani, profesor de Ingeniería Mecánica Donald W. Feddersen de Purdue

Esta aplicación, con el uso de la realidad aumentada permite al usuario salir a donde el robot tiene que ir a hacer sus tareas.La aplicación ofrece diversas opciones para realizar tareas, como por ejemplo limitar el tiempo de trabajo, en repetición o después de que una maquina haya realizado su trabajo etc..

Después de que el usuario hace la programación, el usuario debe colocar el teléfono en una base que se acopla al robot aunque el smartphone debe estar familiarizado con el tipo de robot que se esta utilizando para realizar tareas, la base puede conectarse de forma inalámbrica a los controles básico y al motor del propio robot.

 

Para poder conseguir que el robot ejecute una tarea que implique la interacción inalámbrica con otros objetos, el usuario debe escanear el código QR de ese objeto o máquina creando así una red llamada “internet de las cosas”

El usuario también puede monitorear al robot de forma remota a través de la aplicación y hacer que pueda iniciar o detener alguna tarea.

El laboratorio de Ramani consiguió hacer posible que la aplicación supiera como navegar e interactuar con su entorno de acuerdo con lo que el usuario especifica  con el uso d algoritmos muy similares a los que se aplican a los coches y drones automáticos.

“No subestimamos a los humanos. Nuestro objetivo es que todos podamos programar robots, y que los humanos y los robots colaboren entre sí”

Desde la creación de este prototipo, el laboratorio de Ramani lo ha estado testeando en la configuración real de fábrica para así evaluar las aplicaciones dirigidas por el usuario.

“La aplicación es un paso hacia la creación de futuras fábricas “inteligentes”, impulsadas por inteligencia artificial y realidad aumentada, que complementan y aumentan la productividad de los trabajadores en lugar de reemplazarlos”

dijo Ramani.

Artículo original http://www.sciencedaily.com/releases/2019/06/190618113123.htm

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

Deja un comentario