El robot ‘Pez volador’ que puede deslizarse por el aire

Un robot de inspiración biológica utiliza el agua del ambiente para crear un gas y lanzarse desde la superficie del agua.

Este robot, puede viajar 26 metros por el aire después del despegue, esto podría utilizarse para recolectar muestras de agua en entornos peligrosos y desordenados, como puede ser en las inundaciones o al monitorear la contaminación del océano.

Los robots que tienen la capacidad de pasar del agua al aire son deseables en estas condiciones, pero el lanzamiento requiere mucha potencia, por lo que de momento solo se ha podido lograr con robots pequeños.

Los investigadores del Imperial College London han inventado un sistema que tan solo requiere 0.2 gramos de polvo de carburo de calcio en una cámara de combustión. La única parte móvil que tiene el robot es una pequeña bomba que permite traer agua del entorno en el que se encuentre el robot.

El agua y el polvo de carburo de calcio se combinan en una cámara de reacción y esto a su vez produce un gas de acetileno quemable. A medida que este gas se va encendiendo y expandiendo, empuja el agua hacia fuera como si fuera un chorro haciendo que el robot salga despedido fuera del agua deslizándose hasta los 26 metros.

robot pez volador
robot pez volador

El investigador principal, el Dr. Mirko Kovac, Director del laboratorio de Robótica Aérea en Imperial, dijo:

“La transición de agua a aire es un proceso intensivo de potencia, que es difícil de lograr en un vehículo volador a pequeña escala que necesita ser liviano para el vuelo”.

“Hemos utilizado productos químicos reactivos con el agua para reducir los materiales que el robot necesita transportar. Dado que la cámara se llena pasivamente y el agua ambiental actúa como un pistón, podemos crear un ciclo de combustión completo con solo una parte móvil, que es la bomba que mezcla el agua con el combustible “.

El equipo probó primero el robot en un laboratorio,en un lago y en un estanque de olas, demostrando así que puede escapar de la superficie del agua incluso en condiciones complicadas. Mientra que los robots similares a menudo requieren condiciones tranquilas para saltar del agua, la invención del equipo genera una fuerza 25 veces mayor que el peso del robot, lo que le da una mayor posibilidad de superar las olas.

El robot tan solo pesa 160 gramos y puede saltar varias veces después de rellenar su estanque de agua. Esto podría permitirle flotar en el agua y tomar muestras en múltiples puntos sin energía adicional, ahorrando energía en distancias mas largas comparado con un robot eléctrico.

El equipo actualmente se encuentra trabajando con los laboratorios Federales Suizos de Ciencia y Tecnología de Materiales (Empa) para construir nuevos vehículos utilizando materiales avanzados y comenzar así las pruebas del robot en una gran variedad de entornos, incluido el monitoreo de los océanos.

Raphael Zufferey, primer autor del artículo, dijo:

“Este tipo de robots de baja potencia y libres de ataduras podría ser realmente útil en entornos que normalmente requieren mucho tiempo y recursos para monitorear, incluso después de desastres como inundaciones o accidentes nucleares. “

Artículo original

Deja un comentario